Hábitat y Distribución del Orangután

Hábitat y Distribución del Orangután

Hábitat y Distribución del Orangután

Si comúnmente relacionas a los orangutanes con selvas y lugares enigmáticos llenos de vida salvaje, estás en lo correcto. El ecosistema del que forman parte es sorprendente pero también peligroso, pues se encuentran todo tipo de plantas, microorganismos, insectos, mamíferos carnívoros, reptiles y otros seres vivos que tienen mecanismos de defensa que en su mayoría son perjudiciales para el ser humano. Sin embargo, especies herbívoras y nobles como los orangutanes han encontrado la manera de adaptarse a su entorno.

La extensión territorial del orangután no es la más amplia, pero la que logra conservar posee verdes árboles con abundancia de frutas que dan un paisaje excepcional. Se localizan exclusivamente en las selvas de Borneo y Sumatra, espacios cada vez más amenazados por la actividad humana.

Sumatra ha perdido alrededor del 48 % de toda su selva tropical en estos últimos 35 años.

Sumatra se localiza al oeste de Indonesia y es la sexta isla más grande del mundo. Es un territorio muy rico en vida vegetal y animal; es un total paraíso que poco a poco se va deteriorando, ya que hasta la fecha ha perdido alrededor del 48 % de toda su selva tropical en estos últimos 35 años, por lo tanto su fauna endémica se encuentra en severo peligro; tigres, rinocerontes y orangutanes son los más afectados y la situación que los envuelve los tiene a un paso de la extinción.

Borneo es la isla más grande de Asia y la tercera más grande del mundo. Está dividida en tres naciones: Malasia, Brunéi e Indonesia, donde esta última ocupa el mayor porcentaje. Posee una de las selvas más antiguas y misteriosas del mundo. Actualmente es un refugio para muchas especies en peligro de extinción y el orangután de Borneo está estrictamente protegido por las leyes de ese país.

Distribución del orangután

Orangután salvaje en la isla de Borneo.

Borneo y Sumatra son regiones donde cada año son descubiertas nuevas especies que sorprenden a los científicos. El hábitat de ambas especies de orangután lo tiene todo. Árboles, alimento, fauna, flora, lluvias, cuerpos de agua, etc. pero lamentablemente todo eso se está perdiendo.

El rol en su ecosistema es muy importante, pues son distribuidores de las semillas.

A mediados de 1800 el orangután de Sumatra abarcaba regiones mucho más extensas como el sur de Jambi y Padang y en 1960 todavía se avistaba algunos ejemplares en la provincia de Sumatra occidental, pero en los últimos años nada más se observan al norte de la isla, conocida como la provincia de Aceh. Por su parte, la especie de Borneo se localiza en dos estados malayos de Sarawak y Sabah, y en tres de Kalimantan, pero años atrás podía admirarse en más zonas.

Los orangutanes son primates arbóreos, es decir, la mayor parte de su tiempo la pasan arriba de los árboles colgados de las ramas y es muy raro verlos caminando sobre el suelo. Algunos de ellos se colocan casi a la altura de las copas para evitar a los depredadores. Se distribuyen en extensiones de vegetación rodeada de ríos que forman pequeñas islas.

El rol en su ecosistema es muy importante, pues son distribuidores de las semillas que ellos desechan de las frutas, provocando que crezcan plantas y árboles en distintas partes de la selva.

distribucion_orangutanes_Fabio b

Distribución actual de los orangutanes. / Autor de la imagen: Fabio B.

Su hábitat abarca bosques tropicales, manglares, pantanos de turba, bosques de dipterocarpáceas de tierras bajas y bosques de ribera. Prefieren estar a elevaciones de 200 a 400 metros que es donde brota gran cantidad de árboles frutales, pero se pueden encontrar hasta 800 o 1,000 metros de altura.

El lugar de residencia de los orangutanes está lejos de ser un tranquilo hogar. En años recientes se han ido trasladando a pequeñas islas protegidas que están lejos de la presencia del hombre. Probablemente en un tiempo su distribución se vea modificada debido a los esfuerzos de conservación que se están realizando para aumentar los números y puedan volver a ocupar las selvas que alguna vez fueron parte de su entorno natural.